Accidente de Trabajo

¿Qué es un accidente de trabajo?

Un accidente de trabajo o accidente laboral se produce cuando un trabajador sufre una lesión corporal mientras trabaja o a causa de las tareas que esté realizando por cuenta ajena.

Esta lesión se sufre por un accidente, una acción súbita, y el daño puede ser tanto físico como psicológico. En el caso de que el daño se derive no de un accidente si no de una enfermedad originada por el trabajo, entonces estaremos normalmente ante una enfermedad profesional, que tiene la misma o similar cobertura que el accidente de trabajo.

Para que se considere “accidente laboral” es necesario que haya un nexo causal, una relación entre la lesión que se ha producido y el trabajo, ya sea el trabajo la causa directa o indirecta de la lesión. En el caso de que no haya este nexo, el accidente será “no laboral”, cuya protección es inferior.

¿Quién está protegido ante los accidentes de trabajo?

Están protegidos los trabajadores que trabajen por cuenta ajena, en cualquier caso, aunque no estén dados de alta en la Seguridad Social o no hayan cotizado previamente.

Actualmente los trabajadores por cuenta propia o “autónomos” pueden elegir cotizar en la mayoría de los casos para estar protegidos también en caso de accidentes de trabajo. Los trabajadores autónomos económicamente dependientes (Trade)  tienen que cotizar necesariamente por contingencias profesionales.

Pese a que la normativa entre trabajadores por cuenta propia y ajena es similar, en este artículo hablaremos de los accidentes de trabajo que sufren los trabajadores asalariados.

Situaciones que se reconocen como accidente de trabajo

Para que un accidente se califique como laboral tiene que haber una relación directa entre el trabajo y el accidente. En muchos casos es fácil ver esa conexión: una electrocución con un enchufe al enchufar la impresora del despacho, un corte con la maquinaria con la que se trabaja, etc.

Pero en algunos casos no tan claros la legislación específica que también se considerarán accidentes de trabajo los siguientes casos:

Accidentes in itinere: es decir, lo que se tengan yendo o volviendo del trabajo. Además recientemente una Sentencia del Tribunal de Justicia de la UE ha reconocido que también son accidentes in itinere los que tienen los trabajadores sin centro fijo de trabajo en los desplazamientos entre su casa y el primer o el último cliente visitado.

Accidentes al realizar las labores sindicales, es decir que si un delegado sindical tiene un accidente mientras realiza sus funciones sindicales o al ir y volver de estas funciones, también será un accidente laboral

Accidentes en misión: es decir cuando se está fuera del centro de trabajo por órdenes del empresario, durante el trayecto.

Accidentes mientras se realizan actos de salvamentos o similares, cuando se hagan con conexión con el trabajo.

Enfermedades que no están en el listado de enfermedades profesionales, pero que se deriven exclusivamente del trabajo.

Enfermedades que ya se tenían, pero que se agravan por un accidente en el trabajo.

En general se presumirá que toda lesión producida durante la jornada laboral y en el centro de trabajo, es un accidente de trabajo, salvo que el empresario demuestre lo contrario. Por lo que habrá que ver si el accidente es durante el tiempo efectivo de trabajo del trabajador.